La acción a través de la cual nuestro cuerpo se desintoxica, es de tipo espontáneo. Constantemente nuestra economía metaboliza y elimina las sustancias de desecho que lo intoxican. Cada siete días y cada siete años ocurre un proceso de limpieza en nuestro sistema que responde a un período de descanso orgánico cuyo fin es librar al cuerpo de aquellas sustancias que lo han invadido. Si se obedecen las leyes de la salud, los mecanismos inmunológicos se encargan de depurar cada sistema en una acción coordinada de tipo excretora. Si no respondemos a las leyes naturales del cuerpo, entonces todos esos desechos orgánicos se acumulan y forman masas, tumores y lesiones orgánicas cuya aparición y forma dependen de las circunstancias que medien en cada caso en particular y de las características que lo distingan. Otro importante ingrediente que se necesita para llevar a cabo el proceso de limpieza orgánica es una alimentación natural y sencilla que no recargue los órganos de excreción ni las funciones vitales de depuración.

 

 

 

Redes Sociales